El año de la cebada

La campaña que acaba de terminar va a ser inolvidable por los productores de la Zona Mar y Sierra, donde se siembra alrededor del 25 % del cultivo del país. Los rindes fueron inmejorables y la calidad casi perfecta. No hubo mayores problemas comerciales.

Tras varias campañas en la que los comentarios de los productores eran más bien lamentos, en el sudeste bonaerense el excelente comportamiento que tuvo la cebada hizo que los chacareros cerraran el 2010 con una amplia sonrisa. Es que a los altos rendimientos, se le sumó una buena performance en calidad, un componente que para el negocio de la cebada es tan o más importante que los rendimientos.

La campaña en números

En el caso específico de los partidos de Tres Arroyos, Coronel Dorrego, San Cayetano y Gonzales Chaves -cuatro de los partidos más fuertes de la zona y donde se siembra el 10 % de la cebada del país- la cebada cervecera dejó como saldo la mejor cosecha de las últimas seis campañas. Es más, según los registros de Cervecería y Maltería Quilmes, empresa que siembra en la región mencionada a través de contratos con productores alrededor de 70.000 hectáreas, se ha dado el mejor promedio zonal desde que se generalizó la siembra del cereal que se destina a la elaboración de malta.

“La cosecha ha sido muy buena, por la cantidad y por la calidad. Si bien hubo algunos lotes con problemas de granizo y de viento, que achicaron un poco los rendimientos, obtuvimos rindes que hace años no teníamos: estamos hablando de un promedio zonal de entre 4200 y 4500 kilos, que para una zona grande como la que tenemos nosotros es excelente. Es más, si bien en otras campañas se dieron rendimientos muy buenos, no recuerdo haber tenido un promedio tan alto como este”, describió con satisfacción el ingeniero agrónomo Fidel Cortese, Jefe de Comercialización de la Zona Sur de la Maltería y Cervecería Quilmes.

Al hacer un comentario sobre la calidad comercial del cultivo, el ingeniero José Doeyo, asesor de la Cooperativa Agraria de Tres Arroyos (CATA), aseguró que la cosecha ha sido muy buena en cuanto a rendimiento y en lo que tiene que ver con el calibre, aunque fue un poco baja la proteína”, en la zona de Irene, Oriente, Aparicio y Dorrego.

De todas maneras, comentó que “es la mejor cosecha de las últimas seis campañas. En cuanto a los rindes hubo pisos de 3500 y picos de 5500 kilos. Podrá haber algún lote de 6000 kilos, pero muy puntual. Es un promedio de 4500 kilos, que es muy bueno”.
En tanto, en el caso de la franja costera de Tres Arroyos, según el ingeniero Patricio Laura, también asesor de la CATA, los rindes estuvieron entre los 5000 y 6000 kilos. “El promedio seguro que está por arriba de los 5000 kilos. La cosecha ha sido muy buena, tanto en rinde como en calidad”, comentó el ingeniero.
La misma situación describió el ingeniero Rubén Caro, asesor de la Cooperativa Alfa, quien manifestó que se produjeron “muy buenos rindes y muy buena calidad en general. En el ámbito de nuestra entidad tenemos rindes de 4000 a 6000 kilos. Hacía cinco años que no se daban tan buenos resultados”, aseguró.